martes

Retando a la Musa #1

Hola queridos lectores, me encuentro participando en el reto de Retando a la Musa creado por nuestra ahijada Paula Polet, para poner a trabajar a esas musas dormidas, este es el reto de la semana pasada pero por diversos motivos no había podido sentarme a escribir hasta hoy y aquí les traigo lo que me salio de la primera actividad que era un Encadenamiento con las palabras:  

Sol.

Música.

Mar.
Correr.
Frío. 
Rojo.
Luces.
Letras.

Miel.
Piedras

Arena.

Mi relato fue el siguiente:

El sol entraba por los ventanales,  calentando e iluminando toda la habitación en la cual me encontraba, el viento traía consigo la música del piano que tocaba el, la cual se mezclaba con el sonido del mar creando una hermosa melodía, que poco a poco fue calando en mi ser, haciendo que me levantara de mi asiento en la ventana, abriera la puerta trasera, tomara mis sandalias y bajara a correr por la orilla del hermoso océano que hacia las veces patio.

El salir de casa corriendo con esa imperante necesidad de conectarme conmigo misma, hizo que se me olvidara coger un suéter y el aire frío me hizo estremecer de pies a cabeza, mientras observaba como el cielo se teñía de rojo sangre y daba paso a la maravillosa noche.

Camine y camine hasta llegar a casa, subí lentamente los escalones esperando tener un atisbo de él, pero las luces seguían apagadas a pesar de lo oscura que estaba la noche, termine entrando a casa con una paz interna muy usual desde hace unos pocos meses cuando lo conocí, el tan sereno y amable supo entrar en mi, con sus cartas llenas de palabras suaves y sinceras, que ahora son las letras y el sentido de mi vida. Recuerdo con total claridad, sus besos que saben a miel y regaliz y que me despiertan cada mañana.

Mientras subo las escaleras a nuestra habitación voy pensando como sorprenderlo para la cena, de repente, siento el sonido de piedras estrellándose en la ventana de la habitación y entro apresuradamente a ver que sucede y me asomo algo asustada y allí escrito en la arena, están las siguientes palabras: ¿Quieres casarte conmigo, Estrella de mi vida? Giro mi cabeza y allí esta el, mi Alistair con una mirada llena de puro amor. 

Bajo corriendo las escaleras y salgo rápidamente por la puerta trasera y caigo en su brazos, tomo su cara entre mis manos y con una gran sonrisa digo: Si, quiero y besos sus labios que tan buenos recuerdos me traen.

Fin

Ustedes son quienes opinaran y me dirán que tal quedo, hace mucho tiempo que no escribía nada, así que espero les guste. :)

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me alegra que tomes algunos minutos de tu maravilloso tiempo para dejarnos un comentario.
Te pido encarecidamente a su vez que por favor no hables con groserías ni ataques a nadie, ya que en esos casos me veré en la obligación de eliminar tu comentario.Gracias